Dieta cetogénica: ¿por qué NO es una dieta de moda?

En los últimos años ha aumentado la popularidad de la dieta cetogénica y se ha convertido en una dieta de moda para bajar de peso, pero ese no era el objetivo de su creador hace 100 años. En este artículo te contamos en qué consiste una dieta cetogénica, con qué fin surgió, sus riesgos y todo lo que dice la ciencia sobre sus pros y contras.



¿En qué consiste una dieta cetogénica?

Una dieta cetogénica (o dieta keto) es baja en hidratos de carbono, moderada en proteínas y alta en grasas, si se la compara con una dieta equilibrada.

 

NUTRIENTES DIETA EQUILIBRADA
DIETA CETOGÉNICA

 Hidratos de carbono

55-60%

5%

Proteínas

15-25%

5-25%

Grasas

25-30%

75-90%

 


En base a esta comparación podemos decir que la dieta cetogénica es una dieta desequilibrada.

Según el porcentaje de grasas, proteínas e hidratos de carbono que aportan, existen diferentes tipos de dieta cetogénica: clásica, de Atkins modificada, entre otras.



¿Con qué fin surgió la dieta cetogénica?

La dieta cetogénica fue diseñada, en el año 1921, por el Dr. Russell Wilder con el fin de tratar a personas con epilepsia. En la actualidad, la evidencia científica sostiene que la dieta cetogénica es un tratamiento no farmacológico que reduce significativamente la intensidad y cantidad de convulsiones en personas con epilepsia refractaria al tratamiento farmacológico. Este efecto se debe a que los cuerpos cetónicos o cetonas, que se producen a partir de esta dieta, poseen un fuerte efecto anticonvulsivante.


Las grasas: el combustible para el cuerpo en la dieta cetogénica

En una dieta equilibrada, el principal combustible (fuente de energía) son los hidratos de carbono (del 55 al 60% de la ingesta calórica total), específicamente la glucosa. Mientas que, en una dieta cetogénica, el principal combustible proviene de las grasas (del 75 al 90% de la ingesta calórica total), específicamente los cuerpos cetónicos o cetonas.

En una dieta cetogénica, la baja ingesta de hidratos de carbono provoca una baja disponibilidad de glucosa en sangre, por lo que el cuerpo recurre a utilizar las grasas como combustible. La baja disponibilidad de glucosa en sangre reduce los niveles de insulina en sangre, lo que:

- disminuye la síntesis de grasas a partir de la glucosa,
- aumenta la oxidación de grasas y, en consecuencia,
- aumentan los cuerpos cetónicos o cetonas en sangre.

Al aumento de los cuerpos cetónicos o cetonas en sangre se lo denomina cetosis (del latín científico ketosis).

Los cuerpos cetónicos o cetonas son metabolitos resultantes de la oxidación de grasas que se producen en el hígado con el objetivo de ser utilizados como combustible para el músculo esquelético, el cerebro y el corazón, y para mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de valores normales.

El cerebro utiliza normalmente glucosa como combustible. Cuando los niveles de glucosa en sangre son bajos, el cerebro puede adaptarse y utilizar cuerpos cetónicos o cetonas como combustible.


Riesgos de la dieta cetogénica

La dieta cetogénica puede provocar efectos adversos leves a corto plazo como:

- Hipoglucemia (disminución de la glucosa en sangre),
- Acidosis metabólica (disminución del pH sanguíneo),
- Trastornos gastrointestinales (diarrea y principalmente constipación por ser una dieta baja en fibra),
- Fatiga,
- Halitosis (mal aliento),
- Náuseas, y
- Vómitos


Pros y contras de la dieta cetogénica según la ciencia

PROS PROS EN ESTUDIO CONTRAS


· Epilepsia refractaria

· Sobrepeso y obesidad

· Diabetes


· Cáncer

· Rendimiento deportivo


· Hipercolesterolemia

· Deficiencia de vitaminas, minerales y carnitina

· Nefrolitiasis y función renal

· Mineralización ósea (osteoporosis,
osteopenia y fracturas)

· Adherencia



Pros

- Epilepsia refractaria. Según el consenso del Comité Nacional de Dieta Cetogénica, dependiente de la Sociedad Argentina de Neurología Infantil, la dieta cetogénica de Atkins modificada es un tratamiento no farmacológico efectivo para niños y adultos con epilepsia refractaria al tratamiento con fármacos antiepilépticos.

- Sobrepeso y obesidad. El descenso de peso es el objetivo por el que algunas personas deciden hacer una dieta cetogénica.

En los últimos años, los científicos, a través de la publicación de revisiones sistemáticas y meta-análisis en revistas científicas, han demostrado que la dieta cetogénica muy baja en hidratos de carbono (es decir, aquella dieta cetogénica que no aporta más de 50 g de hidratos de carbono por día) es un tratamiento efectivo para lograr un descenso de peso significativo y en un corto período en personas con sobrepeso y obesidad.

En otras palabras, la ciencia apoya la indicación o prescripción de la dieta cetogénica como una terapia nutricional en personas con exceso de peso debido a su comprobada eficacia; pero, es importante señalar que, no se recomienda que personas que tengan un peso dentro del rango adecuado sigan esta dieta como si fuese una dieta de moda y con el único fin de “bajar esos kilitos de más”, debido a que es una dieta desequilibrada y que tiene efectos adversos de leves a graves a corto y a largo plazo.

- Diabetes. La dieta cetogénica puede mejorar el control glucémico en personas con diabetes tipo 2 porque disminuye los niveles de glucemia e insulinemia postprandial. Es importante tener en cuenta que, en personas con diabetes esta dieta debe realizarse con precaución y bajo la supervisión de un/a Médico/a especialista en Nutrición debido a que puede provocar cetoacidosis diabética[1] y aumentar los niveles de colesterol en sangre (hipercolesterolemia).

Por otro lado, cabe destacar que se requieren más estudios a gran escala, a largo plazo y con un buen diseño metodológico para evaluar la seguridad, la eficacia y el cumplimiento a largo plazo de la dieta cetogénica en personas con diabetes, particularmente con diabetes tipo 1, de todas las edades.

Pros en estudio

- Cáncer. Según una revisión sistemática, actualmente no hay evidencia científica sobre el efecto de la dieta cetogénica en personas adultas con cáncer. Los autores de la revisión sistemática señalan que la heterogeneidad de los estudios y la baja adherencia a esta dieta influyen en la falta de evidencia científica.

- Rendimiento deportivo. Hasta el día de hoy, los estudios científicos no demuestran beneficios claros de la dieta cetogénica en el rendimiento deportivo.

Contras (efectos adversos graves a largo plazo)

- Hipercolesterolemia. Cuando se realiza una dieta alta en grasas durante un período de tiempo prolongado, como la dieta cetogénica, la hipercolesterolemia (es decir, el aumento de colesterol en sangre) es un efecto adverso esperable; sobre todo si el principal aporte de grasas proviene de alimentos fuentes de ácidos grasos saturados.

Para evitar la hipercolesterolemia se recomienda que la dieta cetogénica sea planificada por un profesional de la nutrición; que seleccionará e indicará cómo aumentar el consumo de alimentos fuentes de ácidos grasos insaturados, especialmente ácidos grasos omega-3, y reducir el consumo de alimentos fuentes de ácidos grasos saturados.

- Deficiencia de vitaminas, minerales y carnitina. Dado que la dieta cetogénica limita el consumo de alimentos fuente de hidratos de carbono (como lácteos, frutas, verduras y cereales), puede provocar deficiencia de algunas vitaminas, minerales (como calcio, vitamina D, vitaminas del grupo B, zinc, selenio) y carnitina. Para prevenir estas deficiencias nutricionales, se recomienda la suplementación con un multivitamínico/mineral completo, libre de hidratos de carbono, y la adición de un suplemento de calcio y vitamina D.

- Nefrolitiasis y función renal. La dieta cetogénica puede predisponer a la nefrolitiasis (litiasis renal o cálculos renales) porque los cuerpos cetónicos son ácidos y acidifican el pH urinario. Esto, sumado a otros factores como la hipercalciuria (elevada pérdida de calcio en orina) y los bajos citratos en la orina, contribuyen a la formación de cálculos renales.

Por otro lado, en aquellas personas que tienen una enfermedad renal esta dieta tiene que realizarse con precaución y bajo la supervisión de un/a Médico/a especialista en Nutrición porque por su moderado-alto contenido en proteínas podría empeorar su condición. En otras palabras, el moderado-alto consumo de proteínas en una persona con enfermedad renal puede dañar aún más su función renal.

- Mineralización ósea (osteoporosis, osteopenia y fracturas). Hay varios factores vinculados a la dieta cetogénica que afectan la mineralización ósea:

a) Provee bajos niveles de los nutrientes requeridos para la mineralización ósea: calcio, vitamina D, fósforo y magnesio

b) La acidosis disminuye la reabsorción renal tubular de calcio y aumenta su excreción urinaria. Es decir, la acidosis provoca hipercalciuria lo que conduce a una disminución de la mineralización ósea.

c) En personas con epilepsia, algunos fármacos antiepilépticos interfieren con la mineralización ósea. Además, el uso prolongado de fármacos antiepilépticos puede alterar el metabolismo de la vitamina D (uno de los nutrientes requeridos para la mineralización ósea).

Es por todo esto que, se considera que aquellas personas que siguen esta dieta tienen mayor riesgo de osteoporosis, osteopenia y fracturas; y de aquí también nace la necesidad de que un/a Médico/a especialista en Nutrición prescriba un suplemento multivitamínico/mineral completo, libre de hidratos de carbono, y la adición de un suplemento de calcio y vitamina D, en base a las necesidades nutricionales de cada persona.

- Adherencia. La dieta cetogénica es difícil de seguir y de sostener a largo plazo. El hecho de ser una dieta muy restrictiva, es uno de los motivos de la difícil adherencia.

Otro factor que afecta la adherencia a esta dieta es que requiere muchos conocimientos sobre alimentos (composición química, es decir en nutrientes como grasas, proteínas e hidratos de carbono) por parte de las personas que la siguen.

Como toda dieta, debe adaptarse a las necesidades individuales de cada persona y ésta debe ser seguida durante un período de tiempo prolongado por un profesional de la nutrición (Médico/a especialista en Nutrición y/o Licenciado/a en Nutrición).


Para concluir, podemos decir que…

La dieta cetogénica no es una dieta de moda para bajar de peso, sino que es una dieta indicada para el tratamiento nutricional de enfermedades como la epilepsia refractaria y la obesidad. Es importante resaltar que, aquellos niños y adultos que siguen esta dieta deben recibir un estricto seguimiento por parte de un equipo interdisciplinario, en el que esté incluido un profesional de la nutrición.

Para aquella persona que desee bajar de peso o realizar esta dieta por otro/s motivo/s, desde Infoalimentos le recomendamos consultar con un/a Médico/a especialista en Nutrición y/o con un/a Licenciado/a en Nutrición.


Dieta de los Inuits (esquimales) y dieta cetogénica: similares pero diferentes

La dieta de los Inuits, que son los aborígenes del Ártico, o más popularmente conocidos como los “esquimales”, ha sido y continúa siendo objeto de estudio. El primer estudio epidemiológico sobre los Inuits, publicado en el 1970, sugirió que el alto consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 tenía un rol importante en la baja prevalencia de enfermedad coronaria en esta población.

Al basarse principalmente en el consumo de animales marinos (pescados, focas, ballenas), la dieta de los Inuits se caracteriza por ser alta en grasas (ácidos grasos saturados y ácidos grasos poliinsaturados omega-3) y proteínas y baja en hidratos de carbono. Aunque la dieta de los “esquimales” tiene características similares, pero no iguales, a las dietas cetogénicas; es por eso que, los beneficios para la salud de una y otra dieta son diferentes.




Video relacionado:

 

 

Referencias

[1]Es un estado patológico que se produce por un aumento excesivo de cuerpos cetónicos o cetonas en sangre, lo que provoca una disminución del pH sanguíneo.

- Vaccarezza M, Agustinho A, Alberti MJ, Argumedo L, Armeno M, Blanco V, et al. Consenso nacional de dieta Atkins modificada. Rev Neurol. 2016; 62: 371-6. Disponible en: https://www.neurologia.com/articulo/2015447

- Castellana M, Conte E, Cignarelli A, Perrini S, Giustina A, Giovanella L, Giorgino F, Trimboli P. Efficacy and safety of very low calorie ketogenic diet (VLCKD) in patients with overweight and obesity: A systematic review and meta-analysis. Rev Endocr Metab Disord. 2020 Mar;21(1):5-16. Disponible en:https://doi.org/10.1007/s11154-019-09514-y

- Bueno NB, de Melo IS, de Oliveira SL, da Rocha Ataide T. Very-low-carbohydrate ketogenic diet v. low-fat diet for long-term weight loss: a meta-analysis of randomised controlled trials. Br J Nutr. 2013 Oct;110(7):1178-87. Disponible en:https://www.cambridge.org/core/journals/british-journal-of-nutrition/article/verylowcarbohydrate-ketogenic-diet-v-lowfat-diet-for-longterm-weight-loss-a-metaanalysis-of-randomised-controlled-trials/6FD9F975BAFF1D46F84C8BA9CE860783

- Martín-Moraleda, Evelyn; Delisle, Christine; Collado Mateo, Daniel; Aznar-Lain, Susana. Cambios en la pérdida de peso y la composición corporal con dieta cetogénica y práctica de actividad física: revisión narrativa, metodológica y sistemática. Nutrición Hospitalaria. 2019;36(5): 1196-1204. Disponible en: https://www.nutricionhospitalaria.org/articles/02604/show

- Ludwig DS, Willett WC,Volek JS, Neuhouser ML. Dietary fat: From foe to friend?Science 16 Nov 2018: Vol. 362, Issue 6416, pp. 764-770. Disponible en: https://doi.org/10.1126/science.aau2096

- Bolla AM, Caretto A, Laurenzi A, Scavini M, Piemonti L. Low-Carb and Ketogenic Diets in Type 1 and Type 2 Diabetes. Nutrients. 2019;11(5):962. Disponible en: https://doi.org/10.3390/nu11050962

- Sremanakova, J., Sowerbutts, A.M., Burden, S.(2018) A systematic review of the use of ketogenic diets in adult patients with cancer. J Hum Nutr Diet. 31, 793–  Disponible en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/jhn.12587

- Bruci A, Tuccinardi D, Tozzi R, Balena A, Santucci S, Frontani R, Mariani S, Basciani S, Spera G, Gnessi L, Lubrano C, Watanabe M. Very Low-Calorie Ketogenic Diet: A Safe and Effective Tool for Weight Loss in Patients With Obesity and Mild Kidney Failure. Nutrients. 2020 Jan 27;12(2):333. Disponible en: https://doi.org/10.3390/nu12020333

- Armeno M, Araujo C, Sotomontesano B, Caraballo RH. Actualización sobre los efectos adversos durante la terapia con dieta cetogénica en la epilepsia refractaria pediátrica [Update on the adverse effects during therapy with a ketogenic diet in paediatric refractory epilepsy]. Rev Neurol. 2018 Mar 16;66(6):193-200. Disponible en: https://www.neurologia.com/articulo/2017280

- The European Food Information Council (EUFIC). Dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas. Last Updated: 10 August 2018. Disponible en: https://www.eufic.org/es/vida-sana/articulo/dietas-bajas-en-carbohidratos-y-altas-en-grasas 

- International Food Information Council (IFIC). Food Insight. Dieta Ceto 101: Lo que hay que saber antes de comprometerse. Por Alyssa Ardolino, RD| 17 de enero del 2018. Última Actualización 17 de enero del 2018. Disponible en:https://spanish.foodinsight.org/boletin-informativo/dieta-ceto-101-lo-que-hay-que-saber-antes-de-comprometerse/



Artículos relacionados

Dietas extremas: ¿son seguras?

Popularidad y peligros de la dieta cetogénica


 Imágen de portada: Freepik







 

0
1
0
s2smodern