Dietas extremas: ¿son seguras?

Existe un conjunto de dietas cuya característica en común es que provocan una rápida pérdida de peso, pero ¿son seguras? En este artículo te contamos en qué consiste cada una y si son seguras o no para la salud.

Las dietas extremas se caracterizan porque:

- provocan una rápida pérdida de peso, dado que la mayoría se basan en una importante restricción calórica,
- provocan efecto rebote,
- producen un aumento de los niveles de cortisol (hormona del estrés),
- provocan sensación de hambre e irritabilidad al principio,
- algunas son bastantes restrictivas y monótonas, por lo que son difíciles de sostener a largo plazo,
- pueden aumentar el riesgo de trastornos de la conducta alimentaria,
- la mayoría no tienen en cuenta ni se adecuan a las particularidades de cada persona: género, edad, necesidades nutricionales, nivel de actividad física, estado de salud-enfermedad, gustos, hábitos, costumbres, etc.


¿Cómo reconocer que una dieta es extrema?

Para reconocer si una dieta es extrema debemos observar si tiene una o más de estas características:

- Promete un descenso de peso rápido.
- Elimina uno o más grupos de alimentos.
- No alerta sobre sus contras o riesgos.
- Tiene un principio y un fin.
- Es universal, es decir no se adecua a las particularidades de cada persona.
- Suena demasiado buena para ser verdad.
- No se basa en evidencia científica.

En base a estas características que tienen en común, podemos decir que las dietas extremas no son beneficiosas para la salud. A continuación, veamos en qué consisten algunas de estas dietas y cuáles son sus características. 

Ayuno intermitente

Esta dieta consiste en realizar ayuno, con poca o sin ingesta de calorías, durante un período de 16 horas, seguido de un período de alimentación de 8 horas, conocido como 16:8. Existen otros tipos de ayuno intermitente, por ejemplo: uno que permite 5 días de alimentación y 2 días de ayuno (consecutivos o no), conocido como 5:2; y otro en el que se alterna un día sí y un día no. Durante el período de ayuno ocurren algunos cambios metabólicos: disminuyen los niveles de glucosa en sangre, disminuyen las reservas de glucógeno, se movilizan ácidos grasos y disminuye la leptina (hormona que inhibe la ingesta de alimentos). Algunos estudios aseguran que estos cambios metabólicos producen efectos beneficiosos para la salud; sin embargo, se necesita más evidencia científica que lo confirme. 

Contras o riesgos: Difícil de sostener a largo plazo. No hay diferencia en la pérdida de peso en comparación con una dieta hipocalórica. Puede provocar atracones en días sin ayuno.
 

Dieta cetogénica (dieta keto)

Esta dieta fue propuesta por el Dr. Russell Wilder en el año 1921 con el objetivo de tratar la epilepsia induciendo a las personas a un estado de cetosis (del latín científico ketosis). Este estado se produce por un déficit en la ingesta de hidratos de carbono lo que conlleva a un aumento de cuerpos cetónicos (o cetonas) en la sangre. La dieta cetogénica se caracteriza por ser alta en grasas (60 - 90% de la ingesta calórica total) y baja en hidratos de carbono. La dieta cetogénica clásica aporta cuatro partes de grasas por cada parte de hidratos de carbono (4:1).

Esta dieta se utiliza como un tratamiento no farmacológico efectivo para niños y adultos con epilepsia refractaria al tratamiento clásico con fármacos antiepilépticos.

Contras o riesgos: Difícil de sostener a largo plazo. Dieta disarmónica. Restringe o limita el consumo de determinados grupos de alimentos fuente de hidratos de carbono, por ejemplo: los cereales. Aumenta los niveles de cortisol. Puede provocar efectos secundarios como hipoglucemia, trastornos gastrointestinales (diarrea, estreñimiento), aumento de colesterol, fatiga, mal aliento, náuseas y vómitos.

Aquellos niños y adultos con epilepsia refractaria al tratamiento clásico con fármacos antiepilépticos que siguen esta dieta deben recibir un estricto seguimiento por parte de un equipo interdisciplinario, en el que esté incluido un profesional de la nutrición.

Más información sobre dieta cetogénica: Popularidad y peligros de la dieta cetogénica

 

Dieta disociada

Esta dieta se basa en la premisa de que se puede comer de todo y en la cantidad que se quiera, pero evitando mezclar alimentos que tienen un alto contenido de hidratos de carbono con alimentos que tienen un alto contenido de proteínas. En esta dieta se prohíbe el consumo de azúcar, bebidas alcohólicas y alimentos fritos. 

Contras o riesgos: Difícil de sostener a largo plazo. Se basa en una premisa incorrecta, ya que el aparato digestivo del ser humano está preparado para realizar la digestión de la más variada mezcla de alimentos y además todos los alimentos son una mezcla de nutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas), por lo que es muy difícil disociarlos. Dieta inadecuada (no tiene en cuenta ni se adecua a las particularidades de cada persona).

Más información en Infoalimentos responde: Hidratos de carbono y proteínas, ¿se pueden combinar?

 

Dieta paleolítica (dieta paleo)

Esta dieta pretende imitar la forma en la que nuestros antepasados se alimentaban en el período paleolítico cuando eran cazadores-recolectores. Los alimentos que se incluyen en esta dieta son: verduras, frutas, carnes rojas magras, aves de corral, pescados, huevos, frutos secos y semillas. Se restringe el consumo de cereales, legumbres y lácteos. Algunos estudios señalan que esta dieta tiene efectos positivos (como reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, síndrome metabólico y cáncer), otros muestran que tiene efectos negativos y otros no muestran ningún efecto. 

Contras o riesgos: Dieta incompleta (restringe el consumo de determinados grupos de alimentos como cereales, legumbres y lácteos) e inadecuada. No hay diferencia en la pérdida de peso a los 24 meses en comparación con una dieta hipocalórica. Puede provocar efectos secundarios como debilidad, diarrea y dolor de cabeza. Puede haber una baja ingesta de calcio.

 

Dieta alcalina

Esta dieta se basa en consumir alimentos alcalinos (de origen vegetal como verduras, frutas, cereales integrales, legumbres, semillas, frutos secos y aceites) y limitar o evitar alimentos ácidos (de origen animal como carnes, lácteos y huevos) con el fin de que la sangre y la orina sean más alcalinas (es decir, que tengan un pH cercano a 7) y de esta forma prevenir o curar enfermedades como el cáncer. Por otro lado, esta dieta aconseja consumir una elevada cantidad de agua con el fin de desintoxicar el organismo a través de la orina. Muchos seguidores de esta dieta suelen tomar un vaso de agua con limón fresco exprimido en ayunas para aumentar la alcalinidad del agua.

Dentro de los alimentos ácidos, también se incluyen los cereales refinados, el azúcar, la sal, las grasas de origen animal, las gaseosas y las bebidas alcohólicas.

Contras o riesgos: Dieta insuficiente, incompleta (restringe el consumo de determinados grupos de alimentos como carnes, lácteos y huevos), disarmónica e inadecuada. Esta dieta no desintoxica, ni tampoco previene ni cura enfermedades como el cáncer.

Dieta desintoxicante (dieta detox)

Esta dieta consiste en ingerir jugos de frutas y/o verduras en reemplazo de las comidas y se caracteriza por una ingesta extremadamente baja de calorías durante un período de tiempo que puede ir de 2 a 21 días. Además, puede incluir el uso de laxantes o enemas. Se basa en la premisa de que con esta dieta se eliminan toxinas de nuestro organismo.

Contras o riesgos: No se puede sostener a largo plazo. Dieta insuficiente, incompleta (restringe el consumo de varios grupos de alimentos), disarmónica e inadecuada. Se basa en una premisa incorrecta, ya que los únicos encargados de eliminar sustancias tóxicas de nuestro organismo son los siguientes órganos: hígado, riñones, aparato digestivo o gastrointestinal, piel y pulmones. Aumenta los niveles de cortisol. Puede provocar efecto rebote. Puede provocar efectos secundarios como fatiga, dolor de cabeza, náuseas, insomnio, ansiedad y temblores. 

Más información sobre dieta desintoxicante: Dietas de desintoxicación o "Detox"

Dieta de la... o del... (monodieta) 

Esta dieta consiste en consumir un solo alimento, que puede ser una fruta, una verdura o una comida durante unos días o una semana. Por ejemplo: dieta de la manzana, del melón, de la sopa, etc. 

Contras o riesgos: No se puede sostener a largo plazo. Dieta insuficiente (no existe un solo alimento que provea la cantidad de energía y nutrientes que requiere nuestro organismo), incompleta, disarmónica e inadecuada. Puede provocar efecto rebote. Puede provocar efectos secundarios como sensación de hambre, irritabilidad, dolor de cabeza y cansancio.

  


Conclusiones

Según el Médico Pedro Escudero, la alimentación debe ser suficiente, completa, armónica y adecuada. Es decir, para Escudero una alimentación correcta es la que cumple con las cuatro leyes de la alimentación:

- Ley de la cantidad: "La cantidad de la alimentación debe ser suficiente para cubrir la necesidades energéticas y nutricionales".

- Ley de la calidad: "La alimentación debe ser completa en su composición para aportar al organismo todos los nutrientes que requiere".

- Ley de la armonía: "Las cantidades de los nutrientes deben guardar una relación armónica o de proporcionalidad entre ellos".

- Ley de la adecuación: "La alimentación debe ser adecuada para cada persona en función del género, edad, estado de salud-enfermedad, situación socio-económica, gustos, hábitos, costumbres, etc.".


 

Para aquella persona que desee bajar de peso, desde Infoalimentos recomendamos consultar con un/a Médico/a especialista en Nutrición o con un/a Lic. en Nutrición.

 

 


Referencias

- Obert J, Pearlman M, Obert L, Chapin S. Popular Weight Loss Strategies: a Review of Four Weight Loss Techniques. Curr Gastroenterol Rep. 2017 Nov 9;19(12):61. doi: 10.1007/s11894-017-0603-8. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29124370

- Johns Hopkins Medicine. Ayuno intermitente: ¿vive más quien ayuna? 26/12/2019. Disponible en: https://www.hopkinsmedicine.org

- de Menezes EVA, Sampaio HAC, Carioca AAF, Parente NA, Brito FO, Moreira TMM, de Souza ACC, Arruda SPM. Influence of Paleolithic diet on anthropometric markers in chronic diseases: systematic review and meta-analysis. Nutr J. 2019 Jul 23;18(1):41. doi: 10.1186/s12937-019-0457-z. PMID: 31337389; PMCID: PMC6647066. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6647066/

- Fenton TR, Fenton CJ. Paleo diet still lacks evidence. Am J Clin Nutr. 2016 Sep;104(3):844. doi: 10.3945/ajcn.116.139006. PMID: 27587607; PMCID: PMC4997304. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4997304/

 

Notas relacionadas 

Qué se debe incluir en la dieta para tener una alimentación saludable

Guías Alimentarias para la Población Argentina: un instrumento fundamental de medicina preventiva

 


 

 

 

0
1
0
s2smodern