Los alimentos bajos o reducidos en grasas. Mitos y realidades

Como sucede con cualquier tema popular, existen muchos mitos sobre los alimentos bajos o reducidos en grasas. ¿Cuánto hay de cierto en estas creencias populares?

Antes de empezar es necesario aclarar algunos términos

El Código Alimentario Argentino (CAA) permite el uso de la palabra en inglés “light” tanto en el rótulo como en la publicidad de un alimento si:

- cumple con el atributo "bajo", especificado en la normativa nacional[1], en relación al valor energético y/o al contenido de azúcares, grasas totales, grasas saturadas, colesterol y sodio. Otros atributos o términos autorizados son "leve...", "ligero...", "pobre..." y "liviano...". Las condiciones para declarar un alimento con el atributo bajo se basan en el contenido absoluto del valor energético y de los nutrientes anteriormente mencionados en el alimento.

- ha tenido una reducción mínima del 25% del valor energético y/o de la composición en azúcares, grasas totales, grasas saturadas, colesterol y sodio, con respecto a la versión tradicional del mismo alimento. En este caso permite utilizar las palabras “reducido en...”, "...menos de...", "menor contenido de...", "menos..." y "...menos que...". Las condiciones para declarar un alimento con el atributo reducido se basan en el contenido comparativo del valor energético y de los nutrientes anteriormente mencionados en el alimento con respecto a la versión tradicional del mismo alimento.

 

El CAA designa como alimentos dietéticos de contenido lipídico (o graso) reducido a aquellos que contienen como máximo el 50% del contenido lipídico (o graso) respecto a los alimentos tradicionales correspondientes.

Los alimentos de menor contenido lipídico (o graso) se rotularán con la denominación del producto de que se trate y con la indicación "dietético, reducido en valor lipídico" o "dietético, de contenido graso reducido".

Como excepción, en el caso de alimentos de alto contenido graso para los que el CAA ha establecido un contenido mínimo de materia grasa del 70%, se admitirá una reducción del contenido lipídico de como mínimo del 30% para considerarlos como pertenecientes a esta categoría.

CONTENIDO ABSOLUTO

GRASAS TOTALES

Atributo

Condiciones

Bajo

No contiene más de 3 g de grasas totales y

Por 100 g o 100 ml en platos preparados según corresponda

Por porción cuando éstas son mayores a 30 g o 30 ml. En porciones menores o iguales a 30 g o 30 ml se calculará en base a 50 g o 50 ml

Si el alimento no cumple con las condiciones establecidas para el atributo “bajo o reducido en valor energético” deberá consignar en el rótulo junto a la INC la frase “Este no es un alimento bajo o reducido en valor energético”, según corresponda, con los mismos caracteres en cuanto al tipo de letra de la INC, de por lo menos 50% del tamaño de la INC, de color contrastante al fondo del rótulo y que garantice la visibilidad y legibilidad de la información.

 

GRASAS SATURADAS

Atributo

Condiciones

Bajo

No contiene más de 1,5 g de la suma de grasas saturadas y grasas trans y

Por 100 g o 100 ml para platos preparados según corresponda

Por porción cuando éstas son mayores a 30 g o 30 ml. En porciones menores o iguales a 30 g o 30 ml se calculará en base a 50 g o 50 ml

Cumple con las condiciones establecidas para el atributo “No contiene” grasas trans y

La energía provista por las grasas saturadas no debe ser mayor al 10 % del Valor Energético Total del alimento.

 

COLESTEROL

Atributo

Condiciones

Bajo

No contiene más de 20 mg de colesterol y

Por 100 g o 100 ml en platos preparados según corresponda

Por porción cuando éstas son mayores a 30 g o 30 ml. En porciones menores o iguales a 30 g o 30 ml se calculará en base a 50 g o 50 ml

Cumple las condiciones establecidas para el atributo “Bajo en grasas saturadas”.

 

¿Qué pasa con las grasas trans?

En el caso de las grasas trans en el año 2010, Argentina se convirtió en el primer país de América Latina en tomar medidas graduales para limitar el contenido de grasas trans en los alimentos a partir de la iniciativa "ARGENTINA 2010 - 2014 LIBRE DE GRASAS TRANS". Para declarar que un alimento no contiene grasas trans debe cumplir con las siguientes condiciones:

GRASAS TRANS

Atributo

Condicones

No contiene

No contiene más de 0,1 g de grasas trans y

Por 100 g o 100 ml para platos preparados según corresponda

Por porción

Cumple con las condiciones establecidas para el atributo “Bajo en grasas saturadas".

 

Para más información sobre qué son las grasas trans y en qué se diferencian de otras grasas te invitamos a leer este artículo: http://infoalimentos.org.ar/temas/inocuidad-de-los-alimentos/262-las-grasas-trans

CONTENIDO COMPARATIVO

GRASAS TOTALES

Atributo

Condiciones

Reducido

Reducción mínima del 25% en grasas totales y

El alimento de referencia no debe cumplir las condiciones para el atributo “Bajo en grasas totales”

Si el alimento no cumple con las condiciones establecidas para el atributo “bajo o reducido en valor energético” deberá consignar en el rótulo junto a la INC la frase “Este no es un alimento bajo o reducido en valor energético”, según corresponda, con los mismos caracteres en cuanto al tipo de letra de la INC, de por lo menos 50% del tamaño de la INC, de color contrastante al fondo del rótulo y que garantice la visibilidad y legibilidad de la información.

 

GRASAS SATURADAS

Atributo

Condiciones

Reducido

Reducción mínima del 25% en grasas saturadas y

La reducción no debe resultar en un aumento de las cantidades de ácidos grasos trans y

El alimento de referencia no debe cumplir las condiciones establecidas para el atributo “Bajo en grasas saturadas” y

La energía provista por las grasas saturadas no representa más del 10% del Valor Energético Total.

 

COLESTEROL

Atributo

Condiciones

Reducido

Reducción mínima del 25% en el contenido de colesterol y

El alimento cumple las condiciones establecidas del atributo “Bajo en grasas saturadas” y

El alimento de referencia no debe cumplir las condiciones establecidas para el atributo “Bajo en colesterol”.

 

Ahora sí, veamos cuánto hay de cierto sobre algunas creencias populares o mitos sobre los alimentos con bajo o reducido contenido en grasas.

- Mito: Los alimentos reducidos en grasas siempre tienen bajos contenido de grasas.

- Realidad: Los alimentos reducidos en grasas tienen menos grasa que su contrapartida con completo contenido graso, pero eso no significa necesariamente que sean bajos en grasas. Para conocer estos datos es importante leer el etiquetado y la información nutricional y comparar el contenido graso de dos productos similares.


- Mito: Los alimentos con bajo contenido de grasas son la solución para las personas obesas.

Realidad: Estos alimentos pueden ayudar a controlar la cantidad de grasas y calorías que se consumen, pero para perder peso y mantener un peso saludable, es necesario gastar más calorías que las que se consumen. Para perder peso es necesario incorporar menos energía (es decir, consumir menos calorías) y gastar más energía (gastar calorías) por medio de la actividad física. La manera más efectiva de no volver a ganar el peso perdido es mantenerse activo. Si se utilizan alimentos con bajo contenido de grasas para mantener el peso ideal, se deberá consumir una dieta balanceada que incluya gran cantidad de fibra. La fibra proporciona volumen sin agregar calorías y puede ayudar a producir una sensación de saciedad. Se recomienda consumir muchos alimentos de grano entero, verduras y frutas para lograr así una dieta rica en fibras.


Mito: Comer alimentos con bajo contenido de grasas adelgaza.

Realidad: La obesidad se produce cuando se consumen más calorías de las que el cuerpo usa. Los alimentos con bajo contenido de grasas y bajos en calorías pueden ayudar a reducir el consumo total de calorías si se los consume como parte de una dieta bien balanceada en la que se controlen las calorías. Aumentar la actividad física también juega un papel fundamental en el mantenimiento del peso corporal. Además de gastar calorías, el aumento de la actividad física beneficia a la salud en general de muchas maneras diferentes, ya que se previenen las enfermedades y se reducen los niveles de estrés.


Mito: Bajo en grasas significa bajo en calorías.

- Realidad: Reducir la cantidad de grasas en un alimento no significa que necesariamente tenga pocas calorías. Mientras algunos alimentos pueden tener menos grasas, el contenido calórico puede ser igual o mayor que el del alimento original. Por lo tanto, se recomienda consumir alimentos bajos en grasas con moderación. La tabla de información nutricional de la etiqueta es clave a la hora de averiguar cuál es el contenido de grasas y calorías de los alimentos.


Mito: Bajo en grasas significa sin sabor.

Realidad: Si bien muchos de los primeros alimentos bajos en grasas y que aparecieron en el mercado no lograban ofrecer el sabor esperado, los alimentos actuales han mejorado mucho. Si ciertos alimentos bajos en grasas no satisfacen sus gustos, intente con las versiones reducidas en grasas. Haciendo algunos ajustes se puede incorporar un poco de grasas para agregar tanto sabor como textura a los alimentos.


 

[1] CODIGO ALIMENTARIO ARGENTINO. CAPÍTULO V. NORMAS PARA LA ROTULACIÓN Y PUBLICIDAD DE LOS ALIMENTOS. Artículo 235 quinto. Resolución Conjunta SPReI N° 161/2013 y SAGyP N° 213/2013. Información Nutricional Complementaria (Declaraciones de Propiedades Nutricionales). Resolución GMC Nº 01/12.

 

Fuente: Food Insight


Referencias:

- Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Código Alimentario Argentino. CAPÍTULO XVII. ALIMENTOS DE REGIMEN O DIETÉTICOS. Disponible en: http://www.anmat.gov.ar/alimentos/codigoa/CAPITULO_XVII.pdf

- Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Código Alimentario Argentino. CAPÍTULO V. NORMAS PARA LA ROTULACIÓN Y PUBLICIDAD DE LOS ALIMENTOS. Disponible en: http://www.anmat.gov.ar/alimentos/codigoa/Capitulo_V.pdf

 

 

0
1
0
s2smodern