Colesterol: 3 preguntas a un especialista

El colesterol es un tipo de grasa o lípido que forma parte de la membrana de todas las células de nuestro organismo (y de los animales) y que circula en la sangre unido a proteínas (lipoproteínas). Además, es una sustancia necesaria para producir ácidos biliares, hormonas y vitamina D. En esta entrevista, el Dr. Claudio Bernal (*) nos responde 3 preguntas sobre este tema.

 ¿A qué se denomina "colesterol malo" y "colesterol bueno" en la sangre?

Los lípidos son insolubles en medio acuoso, así que para permanecer en circulación sanguínea necesitan unas partículas que las solubilicen. Las mismas se denominan lipoproteínas, y existen diferentes tipos. Luego de ingerir alimentos, los lípidos dietarios (triglicéridos, colesterol y otros compuestos lipídicos) circulan por vía linfática en unas partículas denominadas quilomicrones hacia los tejidos periféricos (se almacenan como triglicéridos en tejido adiposo y muscular). Estas partículas van perdiendo triglicéridos y se enriquecen en colesterol. Finalmente llegan al hígado. Por otro lado, el hígado sintetiza colesterol, triglicéridos y otros lípidos, integrándolos a unas partículas denominadas lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL por su sigla en inglés), las cuales son secretadas al torrente sanguíneo. En circulación van perdiendo triglicéridos, y proporcionalmente enriqueciéndose en colesterol. Así las VLDL se transforman en lipoproteínas de densidad intermedia (IDL) y luego en lipoproteínas de baja densidad (LDL). Estas LDL son ricas en colesterol, y este colesterol es vulgarmente denominado “colesterol malo”. Su denominación vulgar es debida a que niveles altos de este colesterol, se deposita en las arterias en formas de placas que reducen el calibre y endurecen las arterias, produciendo arteriosclerosis. El equilibrio entre el depósito de colesterol a nivel de los vasos sanguíneos y arterias es mantenido a través de otras lipoproteínas que son secretadas por el hígado y tienen la función de remover el colesterol depositado. Estas partículas se denominan lipoproteínas de alta densidad (HDL) y, por la función ejercida, al colesterol presente en las mismas se lo denomina vulgarmente “colesterol bueno”. En definitiva, el colesterol es el mismo, pero si está presente en las partículas que depositan colesterol se los denomina “colesterol malo”, y si están en las que tienen la función de remover el colesterol, se llama “colesterol bueno”.

 

¿Qué nivel debe tener cada uno y qué relación debe existir entre ellos para disminuir el riesgo de un ataque cardíaco?

Es deseable que el colesterol total no supere los 200 mg/dl. Se considera hipercolesterolemia cuando supera los 240 mg/dl. Es importante considerar que una persona con 240 mg/dl, tiene el doble de posibilidad de tener infarto de miocardio que una persona con 200 mg/dl. Aquellos que tienen entre 200 y 240 mg/dl se consideran con niveles normal-altos. Pero además, también son importantes los niveles y relaciones de LDL y HDL. En este sentido, es normal un colesterol LDL menor a 100 mg/dl. No debería estar por encima de 160 mg/dl a partir del cual es considerado alto y por encima de 190 mg/dl muy alto. Se consideran normales los niveles de HDL superiores a 35 mg/dl en el hombre y a 40 mg/dl en la mujer. Se considera que el colesterol HDL por encima de 60 mg/dl actúa como protector ante enfermedad cardiovascular. En resumen, cuanto mayor sea el nivel de colesterol HDL y menor sea el de LDL, menor será el riesgo obstructivo del flujo sanguíneo, menor será el riesgo de infarto de miocardio, y de infarto cerebral o accidente cerebrovascular.

 

Teniendo en cuenta que los alimentos de origen vegetal no contienen colesterol, ¿los vegetarianos pueden tener colesterol alto?

Como mencionamos anteriormente, hay dos fuentes de colesterol: exógena (o dietaria) y endógena (de biosíntesis). Bajo condiciones metabólicas normales, el organismo regula el colesterol sanguíneo para mantenerlo en niveles normales. Así, ante ingestas altas de colesterol, la absorción se reduce y se inhibe la biosíntesis. En forma semejante, cuando no se ingiere colesterol, como puede ser el caso de ciertos vegetarianos, el organismo sintetiza el colesterol que necesita para numerosas funciones. Conforme avanzamos en edad, el organismo va perdiendo esa “fina regulación”, y los niveles de colesterol aumentan.

 



(*) Claudio Bernal es Bioquímico de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FByCB) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y Doctor en Química de la Facultad de Ingeniería Química de la UNL. Además es Profesor Titular y Jefe de la Cátedra Bromatología y Nutrición de la FByCB-UNL e Investigador Independiente del CONICET. Realizó un Postdoctorado en la Unidad de Nutrición Clínica y Experimental del Hospital Montefiore de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos. Lleva más de 35 años trabajando en el área de Nutrición con diferentes enfoques profesionales. Sus investigaciones a nivel fisiológico, bioquímico y molecular se focalizan en el impacto de determinados ácidos grasos en modelos experimentales, y en el área de alimentos trabaja con alimentos funcionales, enriquecimiento natural con compuestos bioactivos, estabilidad de grasas, y en composición general y formulaciones de diferentes alimentos.

 

Imagen de portada: Freepik


 

 

 

 

 

 

0
1
0
s2smodern