Esteroles vegetales en la prevención de la aterosclerosis. Relación con el reisgo de enfermedad cardiovascular (ECV)

Se sabe desde hace muchos años que el colesterol LDL elevado es uno de los mayores responsables de enfermedad cardiovascular (ECV) y que su disminución es altamente beneficiosa.

Muchos estudios mostraron que el tratamiento con los medicamentos llamados estatinas desciende el colesterol y, paralelamente, el riesgo de ECV.

Dentro de otras terapias que se suman están las nutricionales y, dentro de ellas, se encuentran los fitosteroles (esteroles de origen vegetal) que se recomiendan en dosis de 2 g/día.

Sus beneficios para disminuir tanto el colesterol total como el LDL son históricamente conocidos. Lo que no quedaba claro era si todas las personas respondían igual a estas sustancias de origen vegetal y si tenían otros efectos además del que tienen sobre el colesterol.

Un estudio mostró que en dosis más altas que las habituales (entre 3 y 9 g/día) reducían en colesterol en 17%, similar a lo que se consigue con algunos medicamentos.

La absorción de fitoesteroles está limitada por nuestro propio intestino. Pero no está claro su efecto a largo plazo, tiempo necesario para poder mostrar sus beneficios sobre la ECV.

Como los antioxidantes combaten la ateroesclerosis, se pensó que los fitoesteroles podían aumentar estos antioxidantes, pero esto no se pudo demostrar.

Otros investigadores encontraron que los fitoesteroles ayudaban a quitar inflamación a las arterias con lo que ayudarían a reducir la ateroesclerosis que produce ECV.

Los fitoesteroles (esteroles vegetales) actúan en el intestino compitiendo con el colesterol (esterol animal) por el ingreso al organismo.

La potencia de su efecto sobre el colesterol varía mucho entre distintos individuos y parecería deberse a cuánto colesterol elabora el hígado de cada persona. En aquellos que fabrican más colesterol, el efecto de los fitoestrógenos es menor y en los que fabrican menos, el efecto es mayor.

Algún estudio mostró que esto era así, mientras que otro no lo pudo mostrar.

Hasta que haya estudios más claros, habría que seguir siendo prudentes, usando sólo las dosis recomendadas de 2g de fitoesteroles por día, como los que contienen ciertas leches y yogures con el agregado de estas sustancias.


Autor: Gustav Schonfeld. Am J Clin Nutr 2010;92:3-4

 

0
1
0
s2sdefault