Sodio en alimentos dulces envasados ¿Cuánto es mucho?

Hay alimentos envasados para los cuales esperamos contengan bastante sodio ya que son salados (o acaso no escucharon la famosa pregunta de ¿qué gusto tiene la sal?). Por ejemplo, las papas fritas, los fiambres, los vegetales en salmuera y otros alimentos. Por ende, al elegirlos para comer, estamos claramente conscientes de que estamos incorporando una cierta cantidad de sodio a nuestro cuerpo.

Sin embargo, muchos alimentos dulces, aunque no lo percibamos especialmente, contienen una cantidad importante de sodio que debemos tener en cuenta para no sobrepasar los valores recomendados de consumo.[i]

Por eso, les proponemos analizar en este artículo el contenido de sodio en algunos productos dulces, para finalmente responder la pregunta, ¿cuánto es mucho?

El valor de la etiqueta

La información nutricional de la etiqueta es muy valiosa para la prevención de enfermedades no transmisibles como la obesidad u otras vinculadas al corazón (¡excluyendo problemas sentimentales!, desde ya). De ahí surge la obligatoriedad de declarar en la composición nutricional de las etiquetas de los alimentos envasados, la siguiente información (expresada en sus respectivas unidades) por porción:

- las calorías,
- los hidratos de carbono,
- las proteínas,
- las grasas y
- el sodio.

En esta ocasión, nos dedicaremos a analizar el contenido de sodio, ya que solemos consumir más de la cantidad recomendada. Es frecuente ver promociones que indican: ¡menos sal, más vida! Recordemos que la sal de mesa es justamente cloruro de sodio…y ese sabor salado que aporta… ¡es muy rico! ¿Cómo saber, desde el deseo de no excedernos en el consumo de sal, si la cantidad de sodio que aporta la porción que decidimos ingerir es alta? Para responder a esta pregunta, podemos analizar una etiqueta de una gelatina en su variedad identificada como “baja en calorías” (rinde 8 porciones). Podemos observar que hay una columna adicional bajo la denominación %VD, que representa el porcentaje que aporta de sodio 1 porción de esta gelatina respecto a un valor diario de referencia estimado para adultos sanos con base a una dieta de 2000 kcal. En nuestro análisis, el valor diario de referencia tomado por el Código Alimentario Argentino en su Capítulo V para el sodio es de 2400 mg. Con calculadora en mano, podemos ver el resultado de la regla de tres simple para estimar ese %VD:

%VD = 167 mg x 100 / 2400 mg = 7

Es decir que, comiendo esa porción, nos quedan para consumir en el resto de los alimentos del día 2230 mg de sodio para no superar los 2400 mg. Incluso, hoy por hoy, la Organización Mundial de la Salud recomienda menos y no superar los 2000 mg por día... ¡Pero aún no respondimos a la pregunta de si es mucho para una porción de gelatina! ¡Un poquito de paciencia! Ya estamos por llegar a la respuesta.

Considerando que la variante baja en calorías aportaba por porción 167 mg de sodio, seguimos recorriendo el súper y sin soltar la lupa, encontramos que la misma marca en la variedad común aporta la misma cantidad de sodio, pero otras marcas (también en su variante común), aportan sólo 55 mg de sodio por poción, lo que representa un %VD de 2. ¿Significa que estamos obligados a comer esta última? Desde ya que no. Podemos preferir, por sabor, la que contiene más sodio y consumir menos cantidad de sal agregada por quien cocina o en otros productos, a lo largo del día.

Otros ejemplos

Si analizamos nuestras preparaciones dulces caseras, muchas llevan sal, como por ejemplo en una torta, con el objetivo de realzar su sabor. Las harinas leudantes y los leudantes químicos también contienen sodio. El sodio también puede provenir de algunos edulcorantes que contienen a este mineral en su molécula.

¡Luego de un breve recorrido por el supermercado poniendo a las etiquetas de productos dulces bajo la lupa resulta claro que es muy importante que ustedes lo hagan también, poniendo el foco esencialmente en ese %VD! Veamos más ejemplos.

Ejemplo 1: Bizcochuelo de chocolate


En el caso de un polvo para preparar bizcochuelo de chocolate, la porción para el producto cocido es de 60 g (¿alguien tiene balanza para cortar el bizcochuelo e ir pesando?). Podemos darnos una idea sabiendo que el bizcochuelo rinde 12 porciones. Si como 1 porción, estoy consumiendo conjuntamente 277 mg de sodio y el %VD que expresa la etiqueta es = 12, es decir cubre el 12% de lo que puedo comer de sodio en todo el día. Si me como en el día 4 porciones, ya estaré cubriendo el 48% (que sale de la siguiente cuenta: 12 x 4). O sea, casi la mitad del sodio que podría consumir en el día.

Ejemplo 2: Polvo para preparar cuadraditos de limón

Siguiendo nuestro recorrido por el súper, encontramos que, en el caso del polvo para preparar unos cuadraditos de limón (como brownies pero de limón), cuya porción es también de 60 g (con un total de 16 porciones por envase) aporta 161 mg de sodio, lo que representa un %VD = 7, casi la mitad que la torta de chocolate…De hecho, otros polvos para preparar bizcochuelo de chocolate con un tamaño de porción idéntico (60 g de producto listo para consumir) aporta 161 mg de sodio por porción, es decir, que distintas marcas, para un mismo tipo de producto, contienen cantidades de sodio significativamente diferentes.

Ejemplo 3: Galletas de arroz

En el mismo sentido, unas galletas de arroz dulces cuya porción es de 4 tostadas, tiene un %VD de 10 para el sodio, y la misma marca tiene una variante baja en sodio con un %VD de 1. ¡Mucho menos!

En conclusión, volviendo a nuestra pregunta inicial: ¿cómo saber si es mucho o poco el sodio que estamos ingiriendo según la información de la etiqueta? Depende de qué otras cosas con sodio comemos a lo largo de ese mismo día y de cuánta sal agregamos a la comida que preparamos. Si se trata de un adulto sano, puedo alternar un producto envasado con el consumo de frutas y vegetales frescos y de ese modo no superar las recomendaciones diarias. Desde ya, es importante consultar con el médico. Imaginamos que a esta altura se habrán convencido de la importancia de leer las etiquetas y, desde ya, no olvidarse la lupa.



Un dato de color: unas magdalenas envasadas tienen la información nutricional para Argentina y para Paraguay: ¡ojo! ¡La porción es diferente en cada caso, sólo 1 madalena en Argentina y dos en Paraguay! ¿Serán más golosos en Paraguay? Una mirada rápida puede hacernos suponer que esta marca contiene más sodio que otras, pero se debe a que la porción es el doble en Paraguay y, por ende, estaremos comiendo ¡el doble de sodio!


 

Autor: @cazabacterias

- María Claudia Degrossi - Dra. en Química con orientación Bromatología y Tecnología de Alimentos - FCEN (UBA)
- Mariana Koppmann - Bioquímica - FFyB (UBA)
- Autoras de “Etiquetas bajo la lupa” - Siglo XXI Editores Argentina - 2017

 

[i] Las Guías Alimentarias para la Población Argentina recomiendan reducir el uso de sal, cocinar sin sal, limitar el agregado en las comidas y evitar el salero en la mesa. Además, afirman que disminuir el consumo de sal previene la hipertensión, enfermedades cardiovasculares y renales, entre otras.

 

Imagen banner superior: Freepik.es

 


 

0
1
0
s2smodern