¿Es lo mismo alergia que intolerancia alimentaria?

Un pequeño porcentaje de la población puede reaccionar de forma adversa a determinados alimentos o componentes de alimentos. Tales reacciones pueden ser leves, como pequeñas erupciones, hasta reacciones alérgicas graves. Pueden deberse a una alergia alimentaria o a una intolerancia alimentaria. Aunque una de cada tres personas cree que son "alérgicas" a algunos alimentos, la prevalencia real de la alergia alimentaria es tan sólo de un 2% en la población adulta.

En la población infantil, la incidencia es superior al 3-7%, aunque la mayoría superan las alergias alimentarias antes de empezar la escuela. Las reacciones adversas a los alimentos se confunden frecuentemente con las alergias alimentarias. En muchos casos, dichas reacciones se deben a algún otro factor -quizás una intoxicación alimentaria, una aversión psicológica a un alimento, o una intolerancia a un ingrediente de un alimento-.

La alergia alimentaria es una forma específica de intolerancia a un componente del alimento (por ejemplo, una proteína del maní), que activa el sistema inmunológico. Este componente induce una serie de reacciones en el sistema inmunológico que a su vez provoca la segregación de sustancias químicas, como la histamina, que produce síntomas como picor, moqueo, tos o trastornos respiratorios. Frecuentemente, las alergias alimentarias se heredan, y normalmente se identifican en los primeros años de vida. La intolerancia alimentaria, en cambio, afecta al metabolismo, pero no al sistema inmunológico del cuerpo. Un buen ejemplo es la intolerancia a la lactosa, que se da en ciertas personas por la carencia de una enzima digestiva llamada lactasa, que descompone el azúcar de la leche.

 
0
1
0
s2sdefault