Calcificaciones coronarias y su relación con el consumo de pescados marinos

Existen datos de observación y experimentales que sugieren que los ácidos grasos omega 3 que provienen de peces de mar tienen efectos protectores del corazón.

Las arterias, cuando se cubren de calcio, se vuelven rígidas, no pudiendo cumplir sus funciones normales de llevar adecuada cantidad de sangre a los distintos órganos.
 
Con estos antecedentes, se examinó el posible efecto del consumo de pescados marinos (que contienen esos ácidos grasos) más un consumo extra de esas mismas sustancias en la calcificación de las arterias coronarias en una población general de más de 60 años.
 
Para eso se midió el consumo de distintos alimentos durante 3 años (entre 1990 y 1993).
 
La calcificación de las arterias coronarias se midió 7 años después por tomografía computada en más de 1500 personas.
 
Se comprobó que las personas que más consumían este tipo de pescados tenían menos calcio en las arterias coronarias: pasaba lo contrario con las personas que no comían esos pescados.
 
Este estudio, entonces, coincidió con otros, en los beneficios para las arterias del corazón del uso frecuente de estos alimentos.
 
Nota: en la Argentina, los pescados más consumidos de este tipo son la caballa y el atún. Se debería consumir una porción 2 a 3 veces por semana.

0
1
0
s2sdefault