Impacto ambiental de los cultivos transgénicos

Los cultivos genéticamente modificados autorizados para su comercialización producen alimentos seguros para el consumo humano y animal. Se han estudiado cuidadosamente y cumplen con las normas de seguridad ambiental y alimentaria establecidas por los organismos de cada país. ¿Qué criterios se siguen?

En Argentina, y en el ámbito del Ministerio de Agroindustria, la Comisión de Biotecnología del SENASA estudia la bioseguridad alimentaria de los cultivos o sus subproductos, la CONABIA analiza los posibles impactos ambientales del cultivo y la Dirección de Mercados evalúa los efectos de su comercialización.  

En el plano ambiental, se estudia:

- Que los cultivos presenten mínimos riesgos ambientales.

- Que los ensayos a campo previos al uso comercial y la evaluación y toma de decisiones institucionales acerca de qué variedades cultivar, sean  apropiados.

- Que las prácticas de manejo en cada sitio sean suficientes para mitigar cualquier riesgo asociado a una nueva variedad  en su fase experimental.

La evaluación del impacto ambiental de nuevos cultivos GM es una parte fundamental de su proceso de aprobación y control. De hecho, la primera evaluación de un OGM se refiere a su impacto sobre el ambiente, cuando se precisa hacer las primeras liberaciones experimentales a campo. En nuestro país, el marco regulatorio acompaña el desarrollo del OGM desde los ensayos en invernáculo o a campo en pequeña escala y lo interrumpe cuando existen dudas razonables sobre los riesgos para el ambiente (siguiendo un enfoque precautorio). Por lo tanto, ningún producto puede llegar al mercado si no ha cumplido satisfactoriamente los requisitos de seguridad.

En imagen de etapas de invernáculo (izquierda) y ensayo a campo (derecha) de cultivos GM. Ambas etapas son reguladas en Argentina. (Fotos tomadas de www.monsanto.com).

La evaluación del impacto que podría tener el cultivo de un OGM sobre el ambiente se enfoca en los siguientes puntos:

- Capacidad de convertirse en maleza / invasividad: en caso de que la planta GM tuviera características que la hicieran más resistente a las condiciones ambientales, o tuviera mayor poder reproductivo que su contraparte convencional, es necesario estimar si estas características pueden darle ventajas sobre otras especies. En general, al tratarse de variedades de cultivo, éstas dependen fuertemente de los cuidados del agricultor y tienen muy pocas posibilidades de competir y sobrevivir en condiciones silvestres.   

- Posible impacto sobre especies benéficas o sobre la flora o fauna circundante: es evaluado el impacto que el cultivo podría tener en especies propias del agroecosistema, como por ejemplo, los efectos sobre artrópodos que no son el blanco de su actividad en el caso de cultivos GM resistentes a insectos.

- Posibilidad de cruzarse con plantas emparentadas: se evalúa cuáles serían las consecuencias de dichos cruzamientos (debido al llamado flujo génico mediado por polen) en caso de existir especies relacionadas. Este es un fenómeno natural, que se da entre especies relacionadas que permiten el cruzamiento sexual.

Es por esto que uno de los puntos más cuidadosamente evaluados es la existencia de parientes silvestres en el agroecosistema donde se va a cultivar el OGM. Y en el caso de que pueda haber cruzamiento, cuál sería su efecto, para poder estimar un riesgo y tomar las medidas de mitigación y control adecuadas. En caso de identificarse riesgos no aceptables, no se autorizará la liberación.

*Fuente: "Alimentos transgénicos: mitos y realidades". Fundación Argentina de nutrición. 2008.

0
1
0
s2sdefault