¿Ganeremos peso después de la cuarentena?

"No paro de comer"; "Estar encerrado me da hambre"; "Quiero algo dulce"; "Pidamos helado". ¿Quién no pronunció alguna de estas frases en estos días de encierro? Probablemente la mayoría lo haya hecho, y probablemente también muchos se pregunten a esta altura del aislamiento cuántos kilos llevan ganados desde que el coronavirus nos obligó a estar en casa. La respuesta, la dan algunos especialistas, entre ellos nuestro Director Científico, Silvio Schraier. Nota de La Nación en el contexto de la pandemia de coronavirus en Argentina. 

Por un lado, el aislamiento obligatorio es una invitación a comer, y probablemente no lo más sano. De hecho, detrás del boom de la comida casera (los panificados pican en punta) hay gente predispuesta, de muy buena gana, a probar todo lo que se emprenda en la cocina. Y, por otro lado, la falta de movilidad. Aun cuando se insiste en la necesidad de moverse y las apps de con rutinas de ejercicio son muy buscadas, el sedentarismo es una realidad que no se puede soslayar.

De hecho, un comparador de seguros de salud español, Acierto.com, estableció que en ese país las personas engordarán hasta cuatro kilos durante y lo atribuye al cambio de hábitos. "Los cambios no solo atañen al trabajo o la forma de relacionarse con los demás, sino también a la alimentación y el deporte -plantea-. La actividad física se ha desplomado un 40 por ciento. Esto implica efectos sobre la reducción del gasto calórico".

Pero también, según el Acierto.com, "durante el confinamiento se han disparado las ventas de productos como las aceitunas (94%), las papas fritas (87%), la cerveza (78%), y el chocolate (79%). Unos alimentos vinculados al disfrute que no siempre son precisamente saludables".

En Argentina, mientras tanto, la nutricionista Agustina Murcho, especialista en trastornos alimentarios, sostiene que es difícil establecer cuántos kilos se engordarán durante el aislamiento obligatorio. Pero sí que muchos aumentarán de peso. "Hablando en general, durante la cuarentena se deja de hacer actividad física por completo y se empieza a comer por ansiedad, a picotear, a desordenarse con las comidas y a dormir muy mal, lo cual eso también influye en el peso -sostiene-. No es solamente la comida y el no moverse sino también la mala calidad de sueño".

La pregunta del millón, que muchos se hacen, es si es posible salir de esta situación sin kilos de más. Para Silvio Schraier, médico especialista en Nutrición y subdirector de la Carrera de Especialización en Nutrición de la Fundación Barceló, es posible. "Si se mantiene un plan de alimentación balanceado, en porciones controladas y actividad física, el peso puede mantenerse", sostiene

Murcho también opina que mantener el peso no es un imposible. "Ahora no hay que pensar en bajar de peso como muchos tratan de hacer, porque es estresante y aparte difícil porque el gasto energético es menor -plantea-. Debemos buscar actividades para hacer en casa. Pero sobre todo controlar la ansiedad. Buscar actividades que nos generen placer para cuando llegue ese momento de ansiedad, no calmarlo con comida sino con otra cosa. Igualmente, tenemos que manejarnos dentro de lo que podamos, no estar exigiéndonos tanto y saber que, si subimos algo de peso, vamos a poder bajarlo cuando esto termine", tranquiliza la especialista.

Acaso, en medio de tantos días encerrados y sin mucho que hacer, los especialistas apuntan a que la gente gane hábitos saludables en lugar de kilos. "Quienes tienen la posibilidad, pueden aprovechar este momento de estar en casa para aprender a organizar las comidas, hacer recetas ricas en nutrientes y vitaminas y crear un hábito saludable que perdure en el tiempo", alienta Schraier. ¿Por qué no?

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/

0
1
0
s2smodern